Seguridad en Internet para los adolescentes

El periodo en el que el niño se convierte en adolescente es fastidioso porque es entonces cuando los niños empiezan a transformarse y a interesarse más por el mundo. Por tanto, su cuerpo y su mentalidad cambian y a veces les resulta muy difícil adaptarse correctamente. Necesitan una tranquilidad y un apoyo constantes que pueden proporcionarles los miembros de la familia y los amigos adultos durante esta época crucial. Los niños empiezan a enamorarse de la persona que les gusta en ese momento y les resulta difícil expresar su amor por otra persona.

El problema más común es cuando están en línea y ven algo que les gusta y quieren compartirlo con sus amigos, pero temen decir que no por miedo al castigo. Por lo tanto, acaban compartiendo el artículo o dejando un comentario sobre él. Esto hace que otras personas tengan menos confianza y menos confianza hacia la persona.

Por ello, es de suma importancia que proporcione a su hijo o adolescente una plataforma adecuada (sitio web) donde pueda expresarse y encontrar amigos. Poner límites al contenido permite a los niños explorar sin ningún temor y donde pueden revelar con seguridad su información más personal sin ningún límite.

Por ejemplo, si quieres que tu hijo diga la verdad, puedes señalar los hechos que son importantes sin ser demasiado específico. Por lo tanto, siempre puedes crear un entorno seguro para tu hijo, de modo que pueda revelar todo lo que quiera sin temor a arrepentirse cuando crezca. Los niños encontrarán en Internet muchos sitios con actividades adecuadas para su edad y, puesto que les encanta hacerlo, usted debe proporcionarles también una oportunidad adecuada.

La clave para que tu hijo esté seguro es hablar con él y conocer su opinión. Por lo tanto, puedes crear un entorno seguro para ellos hablando de las cosas que les interesan y que no se pueden hacer a través de Internet. El alojamiento de sitios web con funciones de seguridad para niños será una forma más segura de gestionar las actividades en línea de tu hijo. También puedes buscar en Internet ayuda profesional para los padres si te das cuenta de que puedes tener un problema con las actividades de tu hijo en Internet.

Colocar sistemas informáticos en el dormitorioEl dormitorio es la zona donde los niños suelen pasar mucho tiempo en Internet. Por lo tanto, debe asegurarse de colocar un sistema informático en esa zona para controlar sus actividades en Internet. Para la seguridad de su hijo, también puede colocar el ordenador en una esquina de la habitación y tener la pantalla de cara a la pared.

Dígale que no dé información personalLos primeros encuentros con personas nuevas que su hijo no conoce pueden ser peligrosos. Por eso, dale a tu hijo unas sencillas normas de privacidad, como: “No daré mi dirección ni mi número de teléfono a nadie”. O, “No entraré en una dirección si no estoy seguro de su seguridad”. Con reglas sencillas como éstas, podrás crear un entorno seguro para tu hijo, de modo que no infrinja la ley pero pueda divertirse sin que nadie lo sepa.

Cree una contraseña para su cuenta de usuarioSiempre proporcione a su cuenta de usuario una contraseña que no sea fácil de adivinar para que a su hijo le resulte difícil entrar en su cuenta de usuario. También se pueden colocar cookies en las cuentas de usuario para facilitar el inicio de sesión a su hijo.

No facilite sus datos personales a nadieEl aspecto más importante de las actividades de su hijo en Internet es la conexión. Cuando permita a su hijo utilizar Internet, lo más probable es que descubra que empezará a hablar de cosas personales importantes con desconocidos. Esto incluye hablar de errores pasados, de gente mala que conocen y otras cosas que pueden causarles problemas. Por eso debe asegurarse de que nunca revele su información personal, incluyendo su dirección, número de teléfono o contraseñas, etc. Si cree que su hijo necesita utilizar Internet para ponerse en contacto con la policía, asegúrese de que usted está allí y de que puede supervisar las actividades del niño.

Dígales que no deben dar información personal como su dirección, número de teléfono o contraseñasLos niños sin supervisión no deben utilizar Internet sin la vigilancia de un adulto. Si cree que su hijo puede utilizar Internet sin la supervisión de un adulto, debe saber que las siguientes pruebas han demostrado su eficacia:

1. Supervisar su actividad en línea.

2. Haz que te llamen para preguntarte si han encontrado algo inapropiado en Internet.

3. Haz que te pidan que aparezcas como comprador o vendedor en línea para explicar lo que está mal en su oferta.

4. Asegúrate de que entienden que dar información personal en Internet es sólo una estafa.

5. Asegúrese de que entienden que el spam no está permitido y que no pueden enviarle correos electrónicos no solicitados.

En otros casos, tendrá que impedir físicamente que su hijo instale o utilice el software equivocado.